Paramahansa Yogananda enseñó métodos científicos de concentración y meditación, incluida la sagrada ciencia espiritual de Kriya Yoga.

Originaria de la milenaria India, Kriya Yoga incluye ciertas técnicas de meditación cuya práctica fiel lleva a la realización de Dios. Estos métodos sirven para tranquilizar la mente y el cuerpo, y hacen posible retirar la energía y la atención de la habitual turbulencia de pensamientos, emociones y percepciones sensoriales. En la claridad de la quietud interior, se llega a experimentar una profunda paz interior y una sintonización con el alma y con Dios.

El secreto de la Conciencia Cósmica está ligado al dominio de la energía vital (prana) y es precisamente allí donde actúa el Kriya Yoga. Calmando y silenciando las demandas ininterrumpidas de la respiración se puede liberar la energía vital que, generalmente, es absorbida por la incesante actividad del corazón, a favor de actividades superiores.

Kriya es una llave que abre el ojo espiritual, el ojo omnisciente de la intuición. Es un instrumento preciso, por medio del cual se puede acelerar la evolución humana. Su práctica intensa e inteligente permite perfeccionar suficientemente el cerebro humano, hasta “que este sea capaz de manifestar la Conciencia Cósmica (…) en el lapso de una sola vida”. Kriya Yoga es, por tanto, un portal hacia el infinito y, según Paramahansa Yogananda, el mayor método yóguico para alcanzar la Unión Divina.

Kriya Yoga es la iniciación o bautismo espiritual de Self-Realization Fellowship. Al recibir la iniciación en Kriya Yoga, los estudiantes entran en la sagrada relación gurú-discípulo, aceptando a Paramahansa Yogananda como su gurú o guía espiritual.

En su Autobiografía, Paramahansa Yogananda profetizó: “El bendito papel de Kriya Yoga en Oriente y Occidente apenas si ha comenzado. ¡Puedan todos los hombres llegar a saber que existe una técnica científica definida para superar todos los sufrimientos humanos, por medio de su unión con Dios!”.

Historia de Kriya Yoga

Los sabios iluminados de la India descubrieron la ciencia espiritual de Kriya Yoga en un pasado largamente olvidado. El Señor Krishna exaltó esta técnica en el Bhagavad Guita. El sabio Patanjali habló de ella en sus Yoga Sutras. Paramahansa Yogananda ha expresado que este antiguo método de meditación fue conocido también por Jesucristo, como por sus discípulos San Juan, San Pablo y otros.