Pensamiento del día
El valor

En tu nombre he derramado mi sangre, y por amor a tu divino Nombre estaré siempre dispuesto a derramarla. Cual hercúleo guerrero, con los miembros ensangrentados, el cuerpo lacerado, el honor agraviado, y llevando una corona de espinas de escarnio continuaré luchando sin desmayar. Luzco mis cicatrices como rosas —símbolo de mi valor y aliento para perseverar en la batalla contra el mal. En mis brazos que extiendo para ayudar a los demás, podré continuar recibiendo golpes y obtener persecución en lugar de amor. Pero mi alma buscará siempre la tibieza del sol de tus bendiciones, ¡oh Señor! Tú diriges las campañas de tus soldados que conquistan para Ti el territorio de los corazones humanos, oprimidos ahora por la tristeza. —Paramahansa Yogananda, Susurros de Eternidad

Derechos Reservados Self-Realization Fellowship
Suscríbete a nuestro boletín mensual